Alemania y España son importantes socios económicos

Oliver Wieck – Secretario General –
Comité Alemán de la Cámara de Comercio Internacional
Jordi Sellarés Serra – Secretario General –
Comité Español de la Cámara de Comercio Internacional
A finales de marzo se publicó por primera vez una versión trilingüe de los Incoterms® 2020 en inglés, español y alemán. Por iniciativa de los comités nacionales de Alemania y España, este proyecto se llevó a cabo junto con la CCI en París. Particularmente en la actual pandemia, la versión electrónica de los Incoterms® 2020 facilita el trabajo de los empleados en el Home-Office. Oliver Wieck, Secretario General de la CCI de Alemania, y Jordi Sellarés Serra, Secretario General de la CCI de España, sobre el libro electrónico trilingüe:
¿Por qué un libro trilingüe si el inglés ya se ha establecido como el idioma contractual internacional?

Oliver Wieck: De hecho, la mayoría de los tratados internacionales están redactados en inglés. Sin embargo, también hemos observado que durante la preparación de las negociaciones las partes contratantes inicialmente prefieren utilizar el texto en su lengua materna. Cuando Jordi y yo hablamos del proyecto, ambos encontramos tentadora la idea de una versión trilingüe – Alemania es la tercera nación exportadora más grande y el español es la cuarta lengua más hablada del mundo. Por ello, asumimos que hay una gran necesidad de una versión trilingüe de los Incoterms® 2020. .

Jordi Sellarés Serra: Es evidente que el libro electrónico cubre una necesidad –especialmente en este momento sin precedentes de la epidemia del COVID-19 en que no se pouede acceder a la versión impresa- para garantizar el conocimiento. Siempre es mejor acceder a cualquier contenido en la lengua propia, por mucho que uno sepa otras lenguas. Aparte que el dominio del inglés es mucho menos común de lo que se pueda asumir. Establecida la oportunidad de este libro en versión electrónica, siempre es mejor tenerlo en más idiomas. Porque „lo que abunda no daña“, como dice el proverbio. Por ello los tres idiomas, para que cada parte tenga su lengua, siempre con la inglesa de referencia, es la mejor opción, ya que facilita los intercambios entre empresas de habla española y alemana.

¿Qué papel desempeñan los Incoterms® 2020 y, por lo tanto, el libro electrónico en las relaciones económicas entre Alemania y España?

Jordi Sellarés Serra: Los Incoterms son clave para el comercio mundial, ahora y hace 100 años, y por ello ya en 1921, en su primer congreso internacional en Londres, la Cámara de Comercio Internacional creó un grupo de trabajo sobre términos comerciales, que acabaría en 1936 con la primera versión de los Incoterms. Libro que, por cierto, apareció en versión trilingüe (inglés, francés y alemán) editado por la sede internacional de París. Por lo que este libro electrónico trilingüe que ahora presentamos puede ser visto como un homenaje a aquél. En cualquier caso, los Incoterms son una herramienta, un menú, con 11 opciones a escoger entre las partes de diferentes países para acordar entre sí quién se hace cargo del transporte, qué tipo de transporte se usará, dónde se entrega la mercancía y se trasladan los riesgos, y si hay –o no- que asegurar esos riesgos. Herramienta para cualquier persona, y por ello, si es en su propio idioma, más fácil de decidir cuál es la opción adecuada a cada caso. Lo que debe eliminar problemas en las operaciones de empresas de habla española y alemana.

Oliver Wieck: Alemania y España son importantes socios comerciales. Alemania es el mercado de contratación más importante para España y el segundo comprador más importante de productos españoles. A su vez, para Alemania España es un importante destino de inversión y lugar de producción. Además, las relaciones económicas entre las empresas de Alemania y España y las empresas de América Latina cobrarán un impulso considerable en el futuro como resultado de la conclusión prevista del acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur.

El acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur es muy discutido. ¿Cuál es su opinión con respecto al tema?

Oliver Wieck: La Cámara de Comercio Internacional apoya la reducción mundial de barreras comerciales bajo normas uniformes que promueven una economía inclusiva y responsable y que tienen en cuenta los desafíos mundiales como el cambio climático y el diseño de cadenas de suministro sostenibles. En este sentido, celebramos la decisión de liberalizar el comercio entre las dos grandes regiones comerciales, la UE y el Mercosur.

Jordi Sellarés Serra: La mejor regulación del comercio mundial es la multilateral, en la que no haga discriminaciones entre productos propios y extranjeros, ni entre los diferentes proveedores o clientes extranjeros. Sin preferencias ni exclusiones a largo plazo. Es lo que motivó la creación de la Cámara de Comercio Internacional hace 100 años, y que se empezó a materializar a través del GATT –primero- y la OMC –después-.. Lo ideal sería que la actual ronda de Doha, de la OMC, iniciada en el 2001 culminara en un nuevo acuerdo que redujera más los aranceles y demás obstáculos al comercio de bienes y servicios. Pero al haber ampliado el número de partes negociadoras y de materias a negociar, los avances son lentos. Por ello, una solución entre un par de bloques económicos, que ayude a ese acuerdo global final, es aceptada como paso en la línea correcta, ya que reduce esos obstáculos en una buena parte del comercio mundial, entre los Estados parte de ese acuerdo entre la UE y el Mercosur, aunque deje fuera del mismo a otros Estados. Además puede servir de modelo a los demás tratados y así homogeneizar el mercado, facilitando ese acuerdo final global multilateral en el seno de la OMC.

La actual pandemia del coronavirus muestra claramente lo vulnerables que se han vuelto las cadenas internacionales de suministro y la división internacional del trabajo. ¿Es posible que estemos enfrentados a un retroceso del desarrollo de la red económica mundial?

Jordi Sellarés Serra: A cortísimo plazo sí. Entre todas las noticias que nos saturan en estos momentos destacan aquellas que dicen que se debe volver a la autosuficiencia económica, o más concretamente, la autosuficiencia nacional en la fabricación de equipos, mascarillas, geles limpiadiores o respiradores, para „no depender del exterior“. Ya no digamos la situación de confinamiento de toda la población, las limitacioines a ir a buscar la comida a tiendas que estén a más de 200 metros del domicilio, la asunción de la dirección total de la economía por el Estado y hasta el monopolio de compras de suministros procedentes del exterior. Todo gracias al estado de alarma y el miedo irracional esparcido por doquier. Pero, por otro lado, es evidente que ningún Estado está al margen del resto en este problema, que se ha demostrado la utilidad de una coordinación de conocimientos, soluciones y datos estadísticos a través de la Organización Mundial de la Salud, y que es a través de la interconexión de médicos, empresas y gobiernos como se resolverá la epidemia. Por ello, es muy probable que el retroceso a corto plazo venga seguido de un efecto rebote posterior, en que se unan las ganas de recuperar la normalidad a las nuevas posibilidades descubiertas con esta situación límite imprevista e inimaginada.

Oliver Wieck: No lo creo. El coronavirus es un problema global y por lo tanto, como en el caso de otros desafíos globales, necesitamos soluciones globales. Sin embargo, ahora las empresas tienen que estructurar sus cadenas de suministro y la división internacional del trabajo de manera que en el futuro estén mejor preparadas para las consecuencias de este tipo de crisis. En determinados casos, esto seguramente también puede significar que empresas trasladen su producción en áreas estratégicas a lugares de menor riesgo con el fin de reducir el riesgo de que se produzcan pérdidas de producción.

Newsletter­anmeldung

Zu Ihrer persönlichen Sicherheit senden wir an diese E-Mail-Adresse einen Link, mit dem Sie Ihren Newsletter aktivieren können.

ICC Germany e. V.
Wilhelmstr. 43 G, 10117 Berlin
(Besuchereingang Leipziger Str. 121)
TEL: +49 (0) 30 - 200 73 63 00
Fax: +49 (0) 30 - 200 73 63 69
icc@iccgermany.de
www.iccgermany.de

IMPRESSUM
DATENSCHUTZ